El tamaño SÍ IMPORTA (pero a veces para mal) feat. MissSassy

Nada, que se me ha unido una amiga con una historia curiosa y muy MUY DE COÑA. Chicos, si lo estáis leyendo, no sigáis los pasos del protagonista.

Hola, el tamaño no importa? perdona SI importa. Tanto por defecto como por exceso eh! No me puedo considerar una femme fatale, pero si que tengo un abanico de tíos (penes) con los que puedo decir casémonosporfi, emsiok o nimetoques.

Bueno, en un ataque desesperado de contacto humano, nada tira más que un: tengo la casa sola te acercas a comer helado? YA, HELADO. De verdad, con lo bonito que es decir follar, se nos ilumina la cara y todo. Al caso, llego y ni helado ni nada. Al tema. Sorpresa! Te ha tocado el premio gordo no, GORDISIMO.

Yo y mi vagina de proporciones normales sufrieron un poco, pero nada más allá de lo común. Y el notas repitiendo: te duele? ( a ver, es muy considerado por tu parte pero si lo repites cada vez que la metes pues DESCONCENTRAS, si no te digo nada SIGUE) y me decía que le tiraba que yo estaba muy estrecha (?) Puedo admitir que alomejor yo no estaba cachon total pero es que ni toda la saliva del mundo podía con eso. Y entre “te duele?” “estás bien?” pues me entró un ataque de risa floja.. normal.. ni que estuviésemos en la consulta de la gine! Amos no me jodas. Corte de rollo total.

Así que recogí mis cosas y dije con mucho salero “no sé si decirte que cuando quieras repetimos” y él “bueno seguro que a partir de ahora son plomazos” claro que si, eso es ESPERANZA y lo demás son tonterías! Pues me fui muy digna a mi casa como si hubiese follado y todo. Burro grande ande o no ande NO SIEMPRE BONITA.

1 note
El extraño caso del hombre del hongo en el hombro

Me han puesto muchas excusas para no acostarse conmigo –en realidad no, pero lo hago por el drama– pero que tengas un hongo en el hombro y que el dermatólogo te haya dicho que no puedes tener relaciones sexuales, mira, hasta aquí.

Le conocí allá por la época Tuenti en la que agregábamos a los amigos de amigos e historias varias para ligar. Resulta que me agregó él y tenía de foto de perfil su hermoso cuerpo escultural –de hecho en el móvil le tengo guardado como “El Cachondo De Tuenti”–, y yo dije ¡anda! y le acepté. ERROR. La verdad es que si me hubiera fijado en las gafas de sol que llevaba le habría dado a denegar direct. Pero no sé, supongo que me pillaría en ese bajón autoestimario que todas tenemos y dejamos de juzgar a los hombres Y ESO ES UN ERROR. Porque no vas a salir con un tío que tenga unas gafas de sol abominables, eso dice mucho de él.

El caso, empezamos a hablar y un día quedamos y bien. Bien de primera base, liarnos en un parque. Era un poco friki de Pokémon pero seguía sin juzgarle porque cuando una quiere calor humano no puede ponerse exquisita.

El caso, empezó a enviarme mensajes contradictorios, del estilo “tengo la casa libre pero mi madre llega en media hora y tú tardas 45 minutos así que nada”, “oh! has venido! bueno, voy a comer con mis amigos, adiós”… y claro, yo y mi desesperación por compañía masculina se las íbamos pasando, hasta que llego ya el COLMO.

Un día me escribió que no íbamos a quedar porque tenía un hongo en el hombro y que el dermatólogo le dijo que no podía tener relaciones sexuales. WHAAAAT? Estaba yo en la plaza de los Cubos cuando me lo mandó y se lo enseñé a todos mis amigos y a ninguno les pareció ni medio normal, bueno, acabamos riéndonos como si no hubiera mañana.

Y ahí fue cuando dije CHAU.

Bueno, pues no contento con eso el chaval a los dos o tres meses me empezó a ir súper detrás pero del rollo preguntarme que que hago tres veces al día y claro, eso está bien si congenias con él y te echas unas risas pero ERA UN COÑAZO DE TÍO y yo mira de Pokémon te puedo sacar unos veinte minutos de conversación porque soy un poco friki pero no más gracias.

Pues eso, que me dio el coñazo medio verano hasta que me hice pasar por mi propio novio imaginario (que la gente de verdad es subnormal y se lo cree) y se espantó como una lil bitch asustadiza.

Y aquí termina la historia del extraño hombre con cultivos sospechosos.

3 notes
El mito Australiano

Por muy feas que seamos, siempre tenemos el caso del guaperas de la disco que viene –por razones extraestelares– a tirarte los trastos a ti. Y tú, confusa, miras a tu alrededor y calculas que por lo menos el 50% de las tías que ves son más guapas que tú, y le vuelves a mirar a él, asintiendo y sonriendo, mientras que en tu cabeza piensas “????????????”. Efectivamente, el mundo se ha vuelto loco.

A mí me pasó el extraño –o común– caso del Austraitaliano que se fijó en mí. Tenía un físico Adónico. Yo le miraba, miraba el cóctel de mariquita al que me había invitado, y le volvía a mirar. Bueno, creo que el término correcto aquí es contemplar, porque vamos, me ponían a la Gioconda a medio metro y le seguiría mirando a él.

El aliciente a esta crónica era que se iba mañana por la mañana (¿éstas cosas me pasan sólo a mí? DECIDME QUE NO.) y pues lo suyo fue enrollarse en el pasillo del albergue, muy classic pero cutre a la par, y yo me sentía tan intimidada que le dije que no íbamos a tener sexo esa noche. AY, QUÉ GRATO ERROR. (Sara, por dios, ¿cuándo lo ibas a tener si no?)

Me decía que vendría a verme a Madrid (sí, en BlablaCar) que quería conocerme más y que durmiera con él. (Sara, NO.) Vale. (NOOO) Y así fue. Tuve que dormir con sus dos colegas Australianos borrachos y el diciéndome “¿puedo tocarte el culo?” emm si hijo, y ya de paso métemela. Pero nada de nada.

Fue una noche MUY larga porque no me podía dormir. Como quién dice, toda la noche con ojos de lemúr. Mira, yo así no puedo. Para mí dormir con un tío es post coitus y ya veremos porque yo y mi cama somos inseparables y ella es muy celosa.

Nos dimos los números y chaito. Yo volví a la habitación a contárselo todo a Cobs y NO WAY TÍA POR QUÉ NO TE LO HAS PINCHADO.

Se fue a Australia, al principio todo muy cuqui, mandándonos mensajitos que si voy a ir a verte, que si voy a llevarte a Barcelona, que si te echo de menos…

Y un día salió el tema de el polvo inexistente (que jamás iba a existir) y me dijo que mejor así, porque si no no me habría tenido respeto.

¿¿¿¿PERDÓN???? ¿O sea que por ser sexualmente libre y hacer lo que me pida el cuerpo es signo de irrespetuosidad? ¿Si hubiese dicho “vamos a tener sexo” no me habrías respetado? Esto es una especie de machismo oculto como la copa de un pino. Oye guapo imagínate que nos acostamos y flipas y te enamoras de mí (jajajajajajaja). ¿Me vas a perder el respeto, dejarás de hablarme sólo porque quería pasarlo bien contigo?

No sé, eso son cosas que me revientan. Yo pienso que como la gallina antes que el huevo viene el sexo antes que el amor. El vínculo sexual crea un vínculo sentimental. A veces se da el caso contrario, pero porque ya el vínculo sentimental es más fuerte que cualquier minipene o vagina maloliente.

Pero no sé, yo hago lo que quiero y no pretendo hacerme la pura contigo porque ni tú lo eres ni yo lo soy.

Ahora el Australiano está con una fea lo que indica que buen buen gusto no tiene. Lo que me deja a mí en peor lugar ya que ni siquiera quería acostarse conmigo.

Y ésta es la historia del polvo invisible.

0 notes